Lola Alvarez Bravo

Dolores Martínez de Anda, más conocida como Lola Álvarez Bravo (Lagos de Moreno, Jalisco, 1907 - 1993) fue una fotógrafa mexicana. Fue una figura clave, junto con Tina Modotti, Frida Kahlo, Diego Rivera y su esposo Manuel Álvarez Bravo, en el renacimiento artístico post-revolucionario en México.

Nació de padres ricos en el estado de Jalisco. Se trasladó a Ciudad de México siendo niña. Su madre abandonó después a la familia en circunstancias misteriosas. Su padre murió siendo ella adolescente. Entonces fue a vivir con su hermanastro cerca de México. Allí conoció a Manuel Álvarez Bravo, un vecino, con el que se casa en 1925. Se trasladaron a Oaxaca donde Manuel era contable del gobierno federal.

Es de él de quien aprendió fotografía. Manuel había aprendido fotografía de adolescente; enseñó a Lola y ambos hicieron fotografías juntos en Oaxaca. Manuel también enseñó a Lola como revelar la película y hacer copias en el cuarto oscuro. El matrimonio se separó en 1934, pero conservó su apellido de casada.

Inspirada por fotógrafos como Edward Weston y Tina Modotti, Lola emprendió una carrera independiente brillante. Durante 50 años, fotografió una amplia variedad de temas, tomando imágenes documentales de la vida cotidiana en pueblos de México y las calles de las ciudades, así como retratos de grandes líderes de diferentes países. También experimentó con fotomontaje.

 

También enseñó fotografía en la prestigiosa Academia de San Carlos en Ciudad de México. Asimismo, abre su galería de arte donde expone artistas de su época, entre otros, Frida Kahlo, quien tiene ahí su última exposición. Lola le hace una serie de fotografías a Kahlo que constituyeron la exposición "Frida y su mundo" llevada a cabo en la Galería Juan Martin en los años '90. Posteriormente, el entonces Centro de Arte Contemporáneo le hace una gran exposición de 200 de sus mejores fotografías. Su obra ha despertado mucho interés en los últimos años, misma que ha sido expuesta en todos los continentes.